Corazón de imán

Es un sentimiento aquel que se entrelaza con el dolor de un pasado punzante y una promesa del mañana demasiado perfecta para ser real.
Terminamos lo que ni siquiera comienza, por los miedos que nos nublan el juicio. Mientras más nos acelera el corazón, más nubes de grises pasos hago que se entrelacen en la ilusión.
Entre enredaderas del querer y el poder, te encuentras tu.
Mi mente grita quédate, mis palabras vacilan y culminan en decirte un adiós.
No te rindas, sostén mi corazón. Dispersa el humo, abraza mi desolación. Te aseguro no te arrepentirás. Pero tu como lo sabrías, si jamás le pudiste conocer, esa faceta de mi ser, todo lo que buscabas estaba en mi y te lo oculté. ¿Por qué?
Te terminaste por ir y yo quede aquí. Sin comprender que no te ibas, solo querías fuera tras de ti.
Y en cada jalón, te empuje. Hasta que los imanes estuvieron lo suficientemente lejos, como para no sentirse atraídos nunca más.
Solo quedará un centro vacío, de un campo que deja los residuos de lo que podría haber sido el pasar de ser partes a ser un todo completo. 
Publicar un comentario