El verdadero sufrimiento es aquel que te produces tu mismo, sea a costa de tu lógica o de tus propios miedos.
Los pesares impuestos no existen, más allá de tu propia aceptación.

Publicar un comentario