Tu, que en cielo yaces

Eterno iluminar, de mi caminar,
sueño en la tempestad, que se vuelve realidad,
esperando a encontrar, la dulce verdad.
Musa del corazón, ¿Por qué juegas con mi ilusión? 
cruel resurrección, de esta sensación, que expresa mi vocación, mente y razón.
Virtud enternecida, por este sollozar,
que demuestro malherida, en este cantar,
dulce amante y soñador, de mi alma al caminar,
vuelve a mi lado, borra mi pesar.
Cruel tormento de agonía, en esta tentación,
pesar de tu triste recuerdo, lejano a mi ensoñación, 
regresame mi aliento, en esta oración,
y en un tierno beso, mi respiración.
En un susprar te vuelvo a recordar,
en esta frialdad, de mi soledad,
te esperare al regresar, en este abismo sin poder regresar,
yo aqui, tu alla, sin podernos amar. 
Tu en el cielo yo en la tierra,
yo vivo, tu brillas entre las estrellas, 
yo marco mi memoria en la eternidad y tu vives e la eterna memoria.

Publicar un comentario