Salve Rhiannon

Y ante ti respiro,
Entregando mi conciencia,
A tu nombre me nombro,
Dejando atrás la pena.
De la luna es la dueña,
Así como del sol,
A sus hijos apela,
Guiando en mente y razón,
Junto a su riza digna,
A su encanto de voz.
Marcas al agua el viento,
Volviendo rocío tu mirada,
Y llenando mi morada,
Con tu perfume de lavanda.
Salve Rhiannon,
Señora de los cielos,
Gobernante de los ciervos,
Que mas que ciervos,
Libres son. 
Amante sin recelo,
Andante sin fronteras,
En tu danza a la armonía,
A la vida y la alegría,
Con tu traje tejido de estrellas,
Conjuros y sedas.
Salve Rhiannon,
Mi señora y guía,
Que a la luz nocturna,
Me guarda en silencio,
Alejando los malos sueños.
Mi señora, mi enigma,
Que en el día centellea,
En los rayos del sol,
Como la luz de la vela.
As

Publicar un comentario