Detente, Observa, Siente

Dicen que el agua es insabora, que el viento es incoloro, que nuestras auras son inoloras y que la esencia misma no es real. Pero, por hoy, en mi día especial, he decidido refutarlo. Alguna vez te detuviste a saborear las aguas, dulces, suaves, relajantes, alguna vez te sentaste a observar el cielo y sentiste como el viento acariciaba los arboles y roza tu piel, y cuando observas a lo que parece ser "la nada" escode un bello sinfín de colores, alguna vez viste a "un alguien" y te detuviste a observarle, y de pronto, percibes un olor, dulce y único, característico de ella o de el. Que mayor prueba esta, de que estamos errados, de que sacamos conclusiones apresuradas de lo que parecía ser algo inexistente y de pronto notamos que si existe, así como nuestra esencia, pues nuestra esencia es esta, lo que percibimos, lo que notamos, lo que vivimos, nuestra esencia es nosotros mismos.
As
Publicar un comentario