Mirada hechicera

(esta fotografía fue tomada con permisos del dueño de revista mexicana)

Cuando miras a mi alma, y me siento al desnudo, con tu descarado embrujo, queda sin escudo, que a mi pensamiento pueda ocultar. Es colosal, no lo dudo, cuando tras el disimulo, tus ojos me revelan lo que acabas de mirar. Gitano no engañes a mis escrupulos, se bien lo que es mirar tus ojos de cianuro, disimulados tras el muro, de aquel intenso verde que me intenta dominar. Reconozco bien es un juego rudo, este del dialecto puro, entre cruces de miradas, intentando enamorar.
As
Publicar un comentario