Palabras que duelen

Aun recuerdo aquella vez, cuando dijiste algo tan simple para cualquier otro, pero inolvidable para mi ser. En aquel tiempo su sonido era la melodia, que le hacia fondo a la rima, de lo que pudo llegar a ser un querer. Pero el tiempo se lo llevo el viento y consigo al sentimiento, dejando el lamento de lo que pudimos ser y nunca fue. Te arrebataron de mis manos como sombras sin luz que les acabe, para ya no volver, y en mi corazon te tengo, inmerso en el recuerdo, mas ya no es una melodia guiada por nuestra sinfonia, sino las agudas garras que rompen y los susurros que atormentan a aquellos que tu recuerdo llevan, recordando que eso que creiamos cierto, jamas fue. Y en ese falso recuerdo, permanece la gota de nefasta esperanza, que al acto colosal, cuando indago en si ha de ser cierto, entre el palpitar que me separa, como a los vivos de los muertos, aquella leve frase melodiosa, que entre todo lo inerte, viva prevalece, junto al lejano recuerdo de lo que podria ser si el hilo que nos ata al mundo mismo, no se hubiese enredado tanto, ante el acto de coraje, termino por romperse.
As

Publicar un comentario